domingo, enero 13, 2008

Espectro.

No soy más que un espectro de mi misma.
La luz que yo tenía, se apago con él.
Ahora solo me queda un espejismo.
Una mala imitación mía, de lo que algún día fui.
Es por eso, no te engañes, no te mientas a ti mismo.
No corras con tal peligro, adviértete.
Mirame a contraluz y date cuenta,
Que nada queda del yo que yo misma solía ser.

María Sofía Borsini – Domingo, 13 de enero de 2008.

1 comentario:

Alexia dijo...

Aaaaaaghhh..!! Somos una misma alma separada en dos cuerpos...


INCREÍBLE.