miércoles, febrero 27, 2008

Mi primer semana sin ti.

(Pero contigo, si lo pensas bien)

Voy a decirte algo que no me gustaría que se sepa (que ni vos ni nadie conociera) porque no quiero parecer débil aunque se que a veces lo soy y porque mi orgullo pesa más de lo que vos pensas. Pero… EXTRAÑO.
Y capaz que si vos no existías era distinto, estoy segura. Capaz que se hacia más leve (porque no es verso, la cosa que más extraño es tu presencia) aunque estés acá, al lado mío ahora mientras escribo y cuando voy y vengo y estoy y siempre.
Extraño, por ejemplo, escuchar tu risa, que me abraces, mi casa y aunque no lo creas, hasta extraño tus cosquillas.
Sabes? Paso varios minutos al día mirando por la ventana de mi pieza, visualizando momentos que pasamos juntos y me doy cuenta que fueron muchísimos en este corto tiempo, y que si vos querías recuperar el tiempo perdido, bueno, ganaste, porque lograste que mi amor se potencie por mil en cada segundo que corre.
Y si queres que me ponga cursi, te comento (y si no queres te lo voy a decir igual) que lo último y lo primero que hago en el día es mirar tu foto (la que esta pegada en la pared, bien al lado de mi cama) darle un beso y decirle a ese pedazo de papel cuanto te quiero, con la ingenua esperanza de que capaz me escuches.
Y aunque suene más estupido, irónico e infantil, todavía creo que si, que de alguna forma lo haces.


María Sofía Borsini

1 comentario:

Alexia dijo...

Y también, siempre esperamos a que nos responda...