domingo, diciembre 23, 2007

Paralelismos.

Y entonces yo diré que no se de donde saliste, que no lo recuerdo bien. Y entonces vos dirás, que deje de actuar mis cantos, que lo se perfectamente porque fui yo quien te busco.
Y entonces yo diré que quiero que te marches, que desaparezcas, te esfumines y no regreses más. Y entonces vos dirás que ya deje de contradecirme porque fui yo la que te llamó a la cita en un primer lugar.
Y entonces yo diré, como siempre digo, que me haces mal, que me duele y me duele mucho. Y entonces vos dirás, como siempre dicen, que eso no fue tu culpa, y lo peor de todo, es que tendrás razón.


María Sofía Borsini - Domingo, 23 de diciembre de 2007.

1 comentario:

Kala dijo...

Se debe a irrealidades y contradicciones... El querer y el sin querer unidos de la mano, como amigos y víctimas de una misma mente que ama y odia a la vez... Que quiere ver sin que duela y no saber para engañarse. Y al final de todo, de cada etapa de autoengaño, siempre tenemos razón, siempre fue como lo presentíamos... Una contradicción que forma parte de nuestra rutina.